ESCRIBE AQUI EL TEMA SOBRE EL QUE QUIERES LEER EN MI BLOG:
Búsqueda personalizada

martes, marzo 16, 2010

primer paso de comedores compulsivos anonimos, cuarta parte, marzo 2010

"La segunda parte del Primer Paso, " admitimos que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables", también ha sido muy difícil para muchos de nosotros aceptarla. Pensamos que hemos manejado muy bien nuestra vida a pesar de los problemas con la comida y el peso. Somos personas responsables en el trabajo y manejamos nuestros hogares con éxito razonable. Tenemos buenos amigos, y muchos de nosotros hemos hecho matrimonios bastante buenos. Que nada de esto nos hiciera felices, se debía seguramente al hecho de que éramos o nos sentíamos gordos.




Mi vida es ingobernable cuando estoy comiendo compulsivamente en el sentido en que la obsesión por la comida lo abarca todo. No hay espacio en mi mente para nada más. Todo es buscar la manera de comer. Así que fallo en todo lo demás de mi vida. Noto que cuando como compulsivamente soy incapaz de trabajar por ejemplo, por que no puedo pensar. También como no pienso en lo que hago, mi trato hacia otras personas degenera. Avasallo a quien sea, miento, y me escondo para comer. Mi calidad de vida se degenera por que en mi cabeza solo existe la comida.




Si solo consiguiéramos alcanzar el peso ideal, la vida seria perfecta. Definitivamente, seria exagerado decir que éramos incapaces de manejar nuestras vidas. Probablemente necesitábamos algo de ayuda para controlar nuestra comida compulsiva, pero en los demás aspectos de nuestra vida, lo estábamos haciendo muy bien.




La delgadez no da la felicidad. Estar delgado es muy distinto a no comer compulsivamente. Yo he comido compulsivamente siendo delgado u obeso. La delgadez no va a hacer que todos los otros problemas de mi vida desaparezcan, laborales, familiares por ejemplo. No hay ciudadanos de segunda clase gordos, y de primera clase delgados. Para los delgados no todo es felicidad. Se puede sufrir mucho siendo delgado. Esta es una de las grandes mentiras de mi enfermedad, asociar mi felicidad al peso, lo que me conduce a la obsesión con la comida. Así, pienso que luchando por adelgazar estoy luchando por ser feliz, y me olvido de resolver mis problemas cotidianos que se van empeorando. A parte que la idea de felicidad es un espejismo en si mismo. Nadie vive sin problemas, todo el mundo tiene algo. La felicidad es muy distinta de la serenidad, que lleva implicita una aceptación de las cosas, y no de luchar contra ellas. Es en la serenidad y en la calma, en esta tranquilidad de aceptar las cosas, donde esta el sosiego. No en la falsa idea de felicidad de delgadez y orgullo de ser el mejor en todo.





Yo si no vivo así no puedo vivir. Trato de estar en paz con todos los asuntos de mi vida un día a la vez. Aceptando donde estoy hoy. Me es mucho mas agradable aceptar donde estoy hoy y trabajar por solucionar las cosas que me pasan, que olvidarme de los problemas y darme a una carrera infinita por lograr la delgadez, pensando que cuando sea delgado mis problemas desaparecerán.





Son dos opciones muy distintas, y la primera es la definición de la serenidad que yo necesito para mi abstinencia. La segunda opción es la de vivir en la enfermedad.




De nuevo una HONESTA mirada a nuestro alrededor nos ayudo a aceptar el Primer Paso.




Realmente hacíamos un trabajo excelente o solamente para salir del paso? Nuestra casa era un lugar agradable para vivir o habitábamos en medio de una atmósfera de depresión e ira? Nuestra infelicidad crónica, a causa de nuestros problemas con la comida, no habían afectado nuestras amistades y nuestro matrimonio? Estábamos en verdadero contacto con nuestros sentimientos, o enterrábamos nuestro miedo y nuestra angustia bajo una falsa alegría?".




Me llama especialmente la atención las palabras “enterrar nuestro miedo y nuestra angustia bajo una falsa alegría”. Esto era lo que yo hacía. Buscaba el absurdo y reírme de todo por que no tenía ningún motivo de alegría en mi vida. Eso creí durante muchos años, que solo me quedaba el recurso de reírme de todo.



"Algunas veces reconocimos que teníamos problemas, pero sentíamos que la vida seria mas fácil si solo pudiéramos controlar nuestra forma compulsiva de comer.




La vida se ve de otra manera abstinente. No cambian los problemas, si no mi disposición hacia ellos, y la manera de enfrentarlos. Si solucionarlos, o esconderme en la comida. Incluso muchas veces comer o no comer no tiene nada que ver con los problemas. No los soluciona, los agrava . Es más, mi percepción enferma de las cosas puede crear problemas ficticios en mi cabeza o agravar los que tenga para darme excusas para comer compulsivamente.




Sin embargo, cada vez que nos detuvimos, descubrimos que vivir sin exceso de comida era insoportable.




Dicen que la abstinencia duele. Por que ya no se esconden los problemas y los sentimientos en la comida, si no que se viven a flor de piel. Lo que necesito es una nueva manera de vivir, en la que cuide de mí, en vez de huir.

1 Comentarios:

Blogger rosalyn escribio...

aqgradezco tu dedicacion y empeño para divulgar el conocimiento. Si hay solucion a un propblema tan avasallador.

un afectuoso abrazo.


Rosalyn.

15 junio, 2012 06:06  

Publicar un comentario

<< Home