ESCRIBE AQUI EL TEMA SOBRE EL QUE QUIERES LEER EN MI BLOG:
Búsqueda personalizada

domingo, julio 19, 2009

6º paso, inventario de cómo mi defectos de carácter han afectado mi vida.

6º paso, inventario de cómo mi defectos de carácter han afectado mi vida.

Mis defectos de carácter: Orgullo, Autocompasión, Intolerancia, Egocentrismo, Egoísmo codependiente, Avaricia, Envidia, Impaciencia, Lujuria, Gula, Celos, Falta de honradez, Pereza, Miedo.

¿Cual es el objetivo de este paso? Examinar mis conductas pasadas de manera que veo como los defectos de carácter me han dominado llevándome a hacer cosas que me han hecho mucho daño a mi y a otras personas. Al examinar como mis defectos de carácter me han dañado, empiezo a estar dispuesto a no actuar en base a ellos. Así, limpiándome de defectos de carácter, voy dejando de lado el dolor de mi vida, dolor que ya no siento, y que se traducía en atracones. Se trata de ver que me dolía para que ahora no se repita, deje de dolerme, y no tenga angustia ni dolor que tapar con actitudes destructivas con la comida.

Orgullo:
Durante mucho tiempo tuve la autoestima por los suelos por la cantidad de abusos que sufrí en mi niñez-adolescencia. Así que después, cuando entre en la juventud todo lo mio tenia que ser lo mejor.

El mejor coche, la mejor novia, el mejor trabajo. Necesitaba ser mejor que los demás, para compensar toda la marginación que sufrí y poder sentirme bien. A veces he creído saber que era lo bueno para otras personas, lo que debían hacer, y eso me ha hecho perderlas, por que yo me creía superior a ellas. A veces si no me vigilo aun me pasa.

Mi orgullo me ha hecho creerme mejor que otros en el sentido de haber adelgazado, me creo mejor que otras personas que son obesas. También me he creído mejor que las personas normales por tener un programa de recuperación. Esto es absurdo por que esas personas pueden vivir sin hacerse daño como yo lo hago. Mi mente enferma tiende a buscar la manera de dañarme. No es cuestión de ser mejor o peor, yo necesito un programa para vivir, esas personas no. Y eso no quiere decir nada.

Autocompasión:
La autocompasión me ha hecho dolerme de mi mismo, recrearme en el dolor de mi vida, creer que es todo peor de lo que yo me creo, llevándome a una espiral de dolor que me ha hecho comer compulsivamente. Mezclada con la pereza, logran que no tenga ganas de hacer nada, y me quede tirado en la cama sufriendo, sin querer hacer nada ni siquiera el programa, que se que me saca de este estado.

Creer que por ser comedor compulsivo estoy muy limitado y no puedo viajar, ni hacer nada ni tengo derecho a vivir. Que soy una persona problemática, y peligrosa y tengo que tener mucho cuidado conmigo mismo, con no dañarme, y con no dañar a los que me rodean.

Hay una frase que mis amigos me aplicaban, muy típica: “Si no bebes, si no fumas, si no follas, pa que vives gilipollas”. Yo les respondía “Para reírme”. Solo me quedaba eso, tomármelo todo por la vía absurda y reírme de todo y de mi mismo. En el fondo, cuando mis amigos estaban con su vida, y parejas, y yo solo, recuerdo pensar que yo solo valía para limpiar o para hacer el payaso, o para hacer trabajos que nadie quería.

La autocompasión me destrozo la autoestima. Durante años me vi a mi mismo como un mediocre, y luego el rebote enfermo de todo eso me llevo al orgullo extremo.

Yo siempre era la victima, y aparentaba ser peor para que me dejaran tranquilo. Cultivaba una imagen de mi mismo que nunca he sido.

He sentido pena de mi mismo por no crecer en una familia típicamente feliz, si no en una familia con problemas.

Intolerancia:
La intolerancia me hace sacar de mi vida a personas que yo juzgo como personas enfermas y cuyas conductas dañinas me afectan. No se convivir con esas personas (recuerdo en concreto un alcohólico en recaída, o una amiga a la que yo veo muy adicta a la comida9. Soy intolerante con estas personas por que no acepto que la vida esta llena de personas enfermas y he de aprender a vivir entre ellas. La no aceptación de esto y mi intolerancia me lleva a querer recuperar a todas las personas, y yo no puedo, igual que no puedo vivir enfrentándome a la enfermedad de los demás en un paso 12 perpetuo, por que me desgasto y me canso, además de que las personas se alejan de mi por que se lo toman como un ataque.
A veces he tenido comentarios sexistas, xenofobos, homofobos, y esto ha dañado a personas que los han escuchado.

Egocentrismo:
Nunca me he sentido el centro del universo en plan soy el mejor del mundo. A lo mejor ahora me siento especial incluso dentro del programa por ser hombre en una asociación de mujeres, pero incluso así se que solo soy uno mas. Antes creo que el egocentrismo lo he sentido unido a otros defectos de carácter o emociones negativas. Me creia que era el mas raro, el que le habia tocado la peor parte, el que no se mecía nada. Y por que a mi, y yo no me merezco esto, etc, etc. Veo el egoncentrismo en mi yo pasado en el sentido de que pensaba siempre en mi, metido en mi universo, y cuando me pasaba algo no pensaba en los demás. O no pensaba en como podían afectar mis acciones a otras personas, cuando actuaba llevado por otros defectos de carácter, como lujuria o gula. Veo el egocentrismo en mi de la mano de otros defectos de carácter. Tengo tantos ejemplos que relatarlos todos es volver a escribir el 4 paso prácticamente.

Egoismo codependiente:
Por codependencia he mantenido relaciones personales dañinas para mi, haciéndome mucho daño, por que dependía de esas personas y no veía que iba a poder vivir sin ellas o sin lo que esas personas podían darme. Esperanzado por eso, mientras tanto recibía enfermedad de esas personas que hacia mía. Ángel gracia y el trabajo. Mi madre y el vivir en su casa, comiendo. Ciertas parejas que he tenido. (Aunque esta codependencia la veo mezclada en mi con avaricia y lujuria, y miedo)

Tenía amigos que parecían novias. Era la búsqueda del mito del “mejor amigo” y eso me llenaba de orgullo por que alguien me aceptaba. Creo que el problema era que yo no me aceptaba a mi mismo. Hasta ese punto enfermo en el que luego los amigos me dejaban de lado, por que les molestaba, era pesado o demasiado crío.

Hace poco descubrí un patrón en el tipo de amigos en el que yo volcaba mi personalidad como codependiente. Personas de menos estudios que yo, que trabajaban con las manos, Y creo que los escogía yo inconscientemente, pero a lo mejor buscaba sentirme superior a ellos, o que me complementaran al yo trabajar con ordenadores y no con las manos.

Por codependencia (mezclado con lujuria) he perdonado infidelidades hacia mi de una pareja que tuve, y trague con su visión promiscua, abierta y emocionalmente peligrosa de lo que es una pareja.

Avaricia:
Por avaricia he llegado a no rechazar trabajos hasta sobrecargarme al máximo y secuestrarme mi vida, no teniendo tiempo luego de nada, ni para vivir ni para el programa, ni para el ocio.

Por avaricia (mezclado con fuertes resentimientos) he robado en los trabajos. Creía que o bien no me pagaban lo suficiente, o yo me merecía mas (mezcla con orgullo), y eso me ha llevado a robar. En varias empresas y en distinto grado.

De pequeño y adolescente tuve la absurda idea infantil de ser rico, se lo exigía a la vida, sin ver el camino intermedio.

Envidia:
En mi cabeza la envidia y la autocompasión van muy unidas. La envidia me lleva a la autocompasión cuando empiezo a compararme con otras personas. He sentido envidia de otras personas por el dinero y la capacidad de hacer cosas, de haber vivido o poder vivir cosas que yo no puedo hacer. He sentido envidia de conocimientos, de trabajos, de relaciones laborales, posiciones de liderazgo, que me recuerdan mi propia incapacidad y límites como persona. La envidia la veo también unida a mi auto estima. He deseado lo que otros tenían y vivían por que mi propio yo no me gustaba. Era más fácil para mi envidiar y hacer daño, que centrarme en mi y mejorar yo.

Impaciencia:
Por impaciencia (mezclado con orgullo) he avasallado a otras personas pensando que yo sabía hacer mejor y más rápido lo que esas personas estaban haciendo.

La impaciencia me lleva a funcionar de una manera compulsiva. Veo algo, lo pienso, y lo quiero aquí, ya, ahora. He aprendido que las cosas llevan su proceso., no puedo pretender ir de cero a 100 por que el acelerón me inestabiliza, o no llego al 100 y me frustro.

He sentido frustración cuando las personas no han hecho lo que yo quiero o cuando las cosas no han salido como yo quería. El ejemplo mas claro ha sido cuando mi madre no hacia lo que yo quería o pensaba que era bueno con la comida, o intentaba forzarme a comer.

Lujuria:
Por lujuria presionar a mi novia para que fuera mas acorde a mi idea fantástico-lujuriosa de pareja ideal, lo que hace que ella se sienta mal y la relación se resienta.

He tenido fantasías de como debiera ser mi relación y eso me ha llevado a presionarla a ella, querer dejarla, lo que me lleva a destruir lo que tengo y volver a mi estado de soledad desesperación (y recaída) anterior, en vez de aceptar y disfrutar mi relación con ella.

Mi lujuria me ha llevado a exponerme a personas totalmente enfermas con las que relacionarme (hayan sido pareja o no) me ha causado daño, dolor, y resentimientos. Igualmente presa de la lujuria he tenido relaciones con personas que ni me gustaban ni me convenían.

Por lujuria he hecho daño a otros chicos cuando ellas les dejaban para venirse conmigo (2 o 3 ocasiones).

Gula:
Por gula me corte en la mano, y me fastidie la selectividad, y los exámenes, así que tuve que repetir, y perdí un año o dos de estudios. Todo por querer comer, y como no me dejaban, mi gula se convirtió en ira, y rompí un objeto que me corto la mano. Y eso me afecto por que no pude hacer exámenes de mis estudios debidamente.

Por gula he arrancado comida de las manos de un amigo, he comido comida que era de otras personas, y he robado comida de sitios en los que trabajaba.

Celos:
Los celos me han hecho ponerme violento y amenazar a otras personas, por miedo a perder a mi pareja (no la actual, otra chica en el pasado). Los celos me han hecho ver espejismos, y tener celos hacia personas que competían conmigo por la atención de otras terceras personas. He sentido una competencia entre yo y otras hombres por las mujeres. Incluso por chicas con las que no tenía nada. Celos de una relación ficticia, algo que me parece totalmente enfermo absurdo y enfermizo hoy día pensándolo desde el punto de vista en el punto en el que me encuentro ahora del programa.

Falta de honradez:
No he sido honrado cuando he robado dinero y objetos. En tiendas y en trabajos. Una vez robe en una tienda arrastrado por un amigo, y nos pillaron. Y en varias ocasiones he robado en trabajos por que consideraba que estaba justificado por mis resentimientos (que si me trataban mal, que si me debían dinero…)

También he mentido mucho. Creía en montar mi propia red de mentiras y coartadas como método de supervivencia. Ahora se que solo la sinceridad y honestidad me salvan, pero a veces no me libro de la hipocresía como método de protegerme, pensar una cosa y decir otra, o no decir lo que creo por no hacer daño a una persona.

Pereza:
Por pereza me sentía un miserable cuando en los estudios no hacia los trabajos que encargaba en profesor de literatura. Cuando me tocaba y no tenia el trabajo hecho por pereza, me sentía muy mal.

La pereza me ha hecho no concentrarme en mi trabajo, no rendir como debiera, y eso hace que las personas para las que trabajo se enfaden conmigo. Mi pereza logra paralizarme. Tengo tanto trabajo que no se por donde empezar a hacerlo, me agobio y no hago nada.

Miedo:
Por miedo a que otros chicos abusaran de mi no salí a la calle durante mucho tiempo.
Por miedo, una vez que mi tía y mi madre se pelearon, no salí a defender a mi madre.
He sentido miedo de mi mismo y mis extrañas reacciones y comportamientos. Pensaba que se me iba la cabeza y por eso me aislaba de los demás.
Por miedo me he humillado ante otras personas cuando he sentido una gran amenaza.

3 Comentarios:

Anonymous enrique escribio...

Creo que tu labor de difusión de los pasos, y de compartir tus experiencias más íntimas, pueden serle muy útiles a la gente.
Quizá algunos se sientan identificados, y acompañados, y sepan que no están sólos, que no son bichos raros.
Quizá otros se animen a probar en un grupo.
Quizá otros comprendan más lo que siente un comedor compulsivo, y puedan apoyar a otros.
Ya sabes que los que leen son muchos más que los que escriben.
Gracias por difundir

21 julio, 2009 02:12  
Blogger m2c escribio...

Al principio escribia solo para mi, para no andar llevando libretas de un lado para otro, segun iba trabajando los pasos. Para tener todo en un sitio guardadito y que pudiera escribir comodamente desde cualquier sitio.

Y ahora, resulta que lo que escribo le ayuda a otras personas. Pues mejor que mejor.

Muchas gracias por tus palabras.

21 julio, 2009 13:32  
Anonymous Anónimo escribio...

Aprecié la franqueza, la frialdad y el coraje de hacer una autocrítica constructiva de sí mismo. Se requiere tener agallas y un carácter verdaderamente progresista. Es lo que falta Noce te ipso.

25 octubre, 2010 02:13  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home